dia 7

Día Siete - Camino Abierto

IGLESIA ANCLA

18El monte Sinaí estaba totalmente cubierto de humo, porque el Señor había descendido sobre él en forma de fuego. Nubes de humo subían al cielo como el humo que sale de un horno de ladrillos, y todo el monte se sacudía violentamente. 19A medida que el sonido del cuerno de carnero se hacía cada vez más fuerte, Moisés hablaba y Dios le respondía con voz de trueno. 20El Señor descendió sobre la cumbre del monte Sinaí y llamó a Moisés a la cima. Así que Moisés subió al monte.

Éxodo 19:16-20

 

 

La Biblia enseña que Moisés hablaba con Dios de manera personal como un par de amigos manteniendo una conversación, y en este pasaje en especial se muestra que el pueblo debía de tener cuidado al acercarse a Dios ya que podía haber consecuencias si lo hacían de forma incorrecta. Acercarse a Dios de la manera incorrecta, tenía el potencial de perder para siempre la oportunidad de estar en la presencia de Dios pero para esta situación es que vino Jesús. Ahora todos podemos acercarnos a Dios como sus amigos, como hijos de Dios tenemos acceso a su presencia. La sangre de Jesús nos deja acercarnos al trono de la gracia y ya no tenemos que temer, así como el pueblo de Israel cuando se sintió intimidado al ver de cerca a Dios un monte que humeaba. En Jesús, todos podemos acercamos a Dios, ahora ya no vemos nubes de relámpagos, ni humo que sube como un horno; en Jesús encontramos un camino hacia Dios lleno de gracia, misericordia y perdón. El acceso a la presencia de Dios no se consiguió con facilidad. El sacrificio de Jesús lo hizo alcanzable para nosotros, libres de todo miedo y culpa acerquemos confiados a Dios.

 

ORACIÓN:

 

Padre, gracias por tu presencia y por dejarme acercarme a ti cómo Moisés lo hizo en el monte, te pido que me des confianza y sabiduría para poder buscarte y acercarme todos los días de mi vida. En el nombre de Jesús. Amén.

IGLESIA ANCLA

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES

CONTÁCTANOS